Se acerca el fin de semana y eso si que da gusto, así que para celebrarlo os cuento como van las cosillas por aquí y os dejo algunas pinceladas que he ido captando estos días con la cámara.

El tema de las setas, pues va para adelante, de momento y aunque ha refrescado bastante las lluvias estan siendo generosas y el monte ha retoñado y de que manera, el ambiente por las mañanas suele ser brumoso y mientras siga así las setas seguirán saliendo. No vamos a decir que sea un buen año, pero si sabes bien donde ir y no se te han adelantado puedes venirte con una buena cesta. Los rebollones se hacen los remolones y fuera de "botiales" y rios son practicamente testimoniales. Las "carderas" abundan y los "porros" también.

La berrea sigue su curso, y aun retumban los barrancos y bosques más espesos con el fuerte berrido de los machos. Ahora se escuchan más al atardecer y al amanecer. (la verdad que es un placer ir cogiendo setas y disfrutar de tan bella banda sonora, lástima que de vez en cuando se oiga también algún tiro)

El paisaje otoñal empieza a ganar terreno todo y que aun el verdor es más presente. Las caducas que amarillean lo hacen más por la sequía de este verano que por el frío (mecanismo de autodefensa) aunque creo que en breve el campo empezará a adquirir su precioso vestido de otoño.
El fresco se nota y las madrugadas ya rondan los 2 o 3 grados sobre cero. El día menos pensado nos cae un buen "escarchazo".

sin mas........